#Tesoros de #Teotihuacan son #exhibidos en el #Museo del #TemploMayor.#INAH, #Antropología,#cultura

foto: INAH

Una pequeña máscara de serpentina de más de mil 900 años de antigüedad y seis cuchillos con forma de serpiente, materiales descubiertos en las ofrendas conmemorativas de las pirámides del Sol y de la Luna, respectivamente, son algunas de las piezas estelares de la exposición Teotihuacan. Tres pirámides en el paisaje ritual, que abrirá este viernes 27 de septiembre en el Museo del Templo Mayor.

La exposición organizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), según detalló el arqueólogo Alejandro Sarabia durante un recorrido de prensa, reúne objetos recuperados en las tres principales edificaciones de la mítica ciudad, las pirámides del Sol y de la Luna, así como el Templo de la Serpiente Emplumada.

Las piezas, precisó el co-curador de la exposición, son resultado de hallazgos suscitados entre 1905, cuando Leopoldo Batres comenzó la exploración de la Pirámide del Sol, y de años recientes, producto de las excavaciones del Proyecto Tlalocan, mediante las que se han encontrado vasijas Tláloc miniatura, sartales de cuentas y puntas de pedernal y de obsidiana.

En ese sentido, junto con el doctor Saburo Sugiyama, también curador de la muestra, se eligieron materiales que permitieran al público comprender la función que jugó cada uno de los tres edificios en la estructura urbana de la ciudad, abarcando elementos como esculturas y bajorrelieves que decoraron fachadas, y que hacen referencia a las primeras etapas de la metrópoli, en el siglo I d.C., hasta su caída, alrededor del siglo VII.

La planificación de la ciudad se basó en un trazo perpendicular, orientado a la puesta del Sol, correspondiente al 12 de agosto y al 30 abril, fechas entre las que transcurren 260 días, periodo equivalente al ciclo ritual mesoamericano. Asimismo, el tamaño de las pirámides principales y la distancia entre ellas reflejan los ciclos del Sol, de la Luna y de Venus.

En los años 80, diversas excavaciones revelaron que más de dos centenares de personas fueron enterradas y sacrificadas con motivo de la erección del Templo de la Serpiente Emplumada, alrededor de 200 d.C. Algunos de los cautivos fueron ataviados con collares de conchas que representan mandíbulas humanas, uno de estos colgantes se exhibe en la muestra.

Los sacrificios estaban dedicados a la construcción monumental o a la deidad de la Serpiente Emplumada. No obstante, la exploración actual de un antiguo túnel ubicado bajo la pirámide, a 15 metros de profundidad, podría revelar la existencia de una tumba real, lo que daría un giro a las actuales interpretaciones.

Todos estos hallazgos revelaron a una urbe que mantuvo fuertes conflictos con ciudades contemporáneas como Monte Albán (Oaxaca), Tikal o Kaminaljuyú (Guatemala). “Es posible que los restos de uno o más de los individuos sacrificados en la Pirámide de la Luna, correspondan al personal de la realeza maya. Es algo novedoso para nosotros”, anotó el arqueólogo.

La exposición estará abierta de martes de domingo, de 9:00 a 17:00 horas. Costo $57.00, con exención a menores 13 años, estudiantes, maestros, personas de la tercera edad y con capacidades diferentes. Domingos, entrada gratuita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s